Helio Vega

EL LEÓN

Erase una vez un león que le producía mucho bochorno decirle a su novia si quería casarse con ella.

Un día la novia, que se llamaba Yolanda, le dio un susto cuando estaba desprevenido recogiendo flores y le preguntó:

– ¿Qué haces? – preguntó.

– Recogiendo flores – contestó el león sonrojado.

– ¡Ah, vale! Yo ya me voy a comprar – dijo Yolanda.

Mientras Yolanda iba hacia la tienda, un grupo de tigres la atacaron y el león, que fue muy audaz los ahuyentó con su rugido y Yolanda le dio un beso en la mejilla. Más tarde, les atacaron serpientes y el león fue muy agresivo con ellas y se puso muy nervioso, aunque gracias a Yolanda se tranquilizó.

Yolanda fue por fin a comprar a la tienda una chuleta, cebollas, peces como el salmón, merluza y boquerones y por último, patatas. La tienda se llamaba “Holca”.

El león se llama George. Cuando pasaron 24 años, Yolanda y George se casaron. Fueron muy felices hasta que tuvieron una pelea y se separaron, pues la leona quería tener hijos, pero George no. Yolanda accedió y decidió no tenerlos.

– No me gustan los bebés porque se hacen caca y tenemos que cambiarles los pañales a menudo – dijo el león.

– ¡Pero vamos a tener un hijo! ¡Estoy embarazada! – exclamó Yolanda.

– ¿Por qué? ¿Cómo? – preguntó George preocupado.

– Porque el médico lo ha dicho y es imposible hacer lo contrario. No te preocupes, pues serán muy bonitos e inteligentes como nosotros. También serán muy prepotentes como tú. – contestó Yolanda.

Por fin llegó el día en que Yolanda y George tuvieron su primer hijo. Era muy tierno y Yolanda dijo:

– Voy a sacarlo a pasear. Adiós cariño, te quiero.

Pero a Yolanda se le olvidó que George tenía que ir a trabajar. No podían dejar a solas la casa por miedo a los atracos.

– No me acordaba que tenías que ir a trabajar – dijo Yolanda.

– ¡Hoy es fiesta! ¿Y el bebé? – exclamó el león.

– Está en casa de la abuela.

– Porque los viernes, sábados y domingos se va a casa de la abuela.

– Venga, vamos a dormir.

– Uff, nunca me doy cuenta de la hora. ¡Ya son las 00:30h!

Se dan un besito de buenas noches y se duermen. Al día siguiente, los dos fueron a buscar a su bebé, que se llamaba Minidora, a casa de la abuela. Llegaron sobre las 12:15h, pues la abuelita vivía en España y ellos vivían en Marruecos. Fue un fin de semana muy especial.

LA NATACIÓN

La natación es muy divertida. ¿Sabéis cómo se llama mi maestro? Su nombre es Cristóbal y es muy alto. Creo que mide más de dos metros. Yo le llego por la cintura. Tiene un tatu en el brazo. Si le llamas maestro él te dice alumno. Es muy bueno enseñando. Tenemos vestuarios para cambiarnos. Un día me quedé encerrado en el cuarto de baño. Hay que tener cuidado con la cerradura.

 

 

6 pensamientos en “Helio Vega

  1. Que clases de natación más divertidas. Helio en la primera redacción utilizaste las palabras que dijo la maestra y es muy largo,o no ,me he equivocado, es lo siguiente de largo,súperlargo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s